LOS DE RAMÓN

RAÚL ALBERTO DE RAMÓN GARCÍA DEL POSTIGO, nació el 12 de mayo de 1929, cursó sus años escolares en The Grange School de Santiago, ingresó después a la Universidad Católica de Chile, donde obtuvo el título de Arquitecto. Se casó con María Eugenia Silva Fuentes y fue padre de dos hijos, Carlos Alberto (abogado), y Raúl Eduardo (médico neurocirujano).

Atraído profundamente por todo aquello que significara un contacto o evocación de los que son nuestras raíces, concentró toda su capacidad creativa en la investigación y producción folclórica chilena, logrando una fructífera labor en el campo de la música, la poesía, la literatura y la arquitectura tradicional.

La obra de Raúl de Ramón ha sido principalmente difundida a través de su contribución en el campo de la música folclórica chilena. Autor de más de un centenar de canciones en música y letra, sus composiciones abarcan la totalidad de las regiones de Chile, en lo que a ritmos se refiere, respetando las estructuras métricas y armónicas que las caracterizan básicamente. A modo de ejemplo pueden citarse: Norte: Rosa Colorada, La Mula Rosilla, Ponchito Morado; Centro: El Amor del Arriero, Camino de Soledad, Nostalgia Colchagüina; Sur:La Barca de Madera, Si me dices que me quieres, La Libélula; Chiloé: El Curanto, El Camarón, El Zorro Chilote.

Es importante destacar el profundo contenido que se encuentra en las letras de todas las composiciones de Raúl de Ramón.

Son el resultado de una excepcional capacidad de observación, asimilación y síntesis del paisaje, costumbres, personajes y experiencias, con lo cual, cada canción, a través de su letra, se transforma en una vivencia profunda, en un mensaje poético.

Una gran cantidad de estas composiciones muestra imágenes y personajes que parecieran ser repetidos u omnipresentes, pero, según lo expresa Raúl de Ramón:       "SON EL ENCUENTRO EN MIS CAMINOS INTERIORES, GENERALMENTE SIMBOLIZADOS POR LOS SOLITARIOS, LOS ARRIEROS Y LA NOCHE: LA VIDA CONCEBIDA COMO UN CIRCULO SIN FIN; LA LUNA Y LAS ESTRELLAS COMO LOS IDEALES GUIAS; EL FRIÓ, LOS VIENTOS, LA TEMPESTAD, LOS ESPINALES, COMO LA ADVERSIDAD; EL ETERNO CAMINAR, COMO LA NECESIDAD DE INTROSPECCIÓN Y LOS CERCOS Y TRANQUERAS, LOS OBSTÁCULO QUE UNO MISMO SE CREA". (Arreo en el Viento, pág. XII).

Por otra parte, la diversidad de temas muestra, sin duda, la personalidad multifacética que lo caracterizó como un ser de extraordinaria sensibilidad frente al estudio y desarrollo de sus composiciones, las cuales asumen formas románticas, heroicas, humanistas, descriptivas e incluso jocosas.

En el ámbito literario propiamente tal, el legado intelectual no es menos importante que el anterior, habiendo publicado oficialmente dos libros y dejando un tercero impreso.

El primero de ellos, EL CABALLERO Y SUS DRAGONES, fue publicado oficialmente en Septiembre de 1981. Es una novela costumbrista, inmersa en nuestra más pura tradición huasa y campesina, descriptiva a veces de lo que ha sido la historia patria, así también como autobiográfica, que en agradables formas literarias y con la característica que definen su pluma, transmiten situaciones, personajes, imágenes y todo lo que formo parte de su entorno. El titulo del libro pretende enfatizar el que "UN CABALLERO TIENE SIEMPRE QUE HUMILLAR DRAGONES", esto es, afrontar día a día el desafío de la vida, lleno de obstáculos y sorpresas, con entereza, sin perder jamas el norte que marcaron sus antepasados, de tal forma que siempre satisfagan los objetivos planeados.

El segundo libro, RAÍCES EN LA BRUMA, es un poema épico, que invita al lector al encuentro con sus antepasados, pilares de la realidad cultural de un pueblo, refrescándoles, mediante una hermosa y elaborada poesía, su presencia en el tiempo y de esta forma llamarlos a impedir que sean sepultados definitivamente por las nuevas generaciones.

El titulo del libro es por demás explícito con su respecto a su contenido, constituyendo una muestra mas de la capacidad de síntesis y plástica, por medio de la palabra, del autor.

El tercer libro, ARREO EN EL VIENTO, no alcanzó a ser publicado oficialmente. Corresponde a la recopilación de todas sus canciones, a la manera de un cancionero didáctico, presentadas por zonas, de Norte a Sur del país, y agrupadas de acuerdo con su forma rítmica particular. Además, incluye un cuestionario, que fuera confeccionado por los poetas, prosistas y músicos contertulios del centro cultural "La Capilla", fluyendo entre las respuestas del autor su personalidad y muchos de sus pensamientos básicos.

El titulo principal del libro, ARREO EN EL VIENTO, según lo expresa Raúl de Ramón "ha simbolizado siempre un arreo espiritual compartido, y un arreo espiritual por los caminos interiores". A su vez, él titulo secundario, CANCIONERO SECRETO, también de acuerdo a lo mencionado por el autor, se debe a que "la mayoría capta las melodías y los ritmos. En ocasiones los estribillos. El mensaje poético suele permanecer desconocido".

Se observa, de acuerdo a todo lo anterior, el fuerte deseo por no dejar enclaustrado en su mente los pensamientos y conocimientos adquiridos; si no que, por el contrario, entregarlos a los chilenos, utilizando para ello diferentes formas de presentación. Es el caso de los distintos conjuntos de música folclórica chilena formados por Raúl de Ramón, en los cuales tuvo una activa participación. El primero de ellos se llamó LOS HUINCAS, que vio pasar durante su trayectoria de años, iniciada en la universidad, a 15 integrantes en distintas épocas, destacándose la presencia de Rogelio Muñoz, su gran amigo.

El segundo conjunto, sin duda el más importante de toda su carrera artística, y también en el ámbito nacional y continental, se llamó LOS DE RAMÓN. Este era originalmente un dúo que formaba con su esposa María Eugenia, definida en este sentido por él mismo como la gran voz que dejo mudo al compositor. Ella es una mujer con un gran temperamento, sensibilidad y arte para interpretar sus canciones. Juntos recorrieron América difundiendo nuestro folclore, ejecutando aproximadamente doscientos conciertos, principalmente en Estados Unidos y México, regresando cargados de un valioso material folclórico latinoamericano, el que también se preocuparon de dar a conocer oportunamente.

Posteriormente, a su regreso de tan exitosa gira, se unieron al dúo sus dos hijos, Carlos Alberto y Raúl Eduardo, con quienes interpretaron la casi totalidad de las composiciones del autor, quedando un vasto testimonio de ello: una notable cantidad de discos de corta y larga duración, así también como  las grabaciones efectuadas por los distintos canales de televisión.

El ultimo conjunto que formó se llamo LOS HIDALGOS, integrado por Ignacio Bastarrica, Hector Inostroza, Raúl de Ramón y Leonardo Sanz, primera, segunda, tercera y cuarta voz respectivamente. Este fue un nuevo intento por revivir el agónico folclore tradicional chileno, basándose fundamentalmente en el repertorio y estilo que impusieron LOS CUATRO HUASOS, famoso conjunto chileno, a fines de la década del 20 y comienzos del 30; preocupándose por obtener la mayor cantidad posible de antecedentes del desaparecido conjunto, a través de materiales bibliográficos, grabaciones en discos de la época, conversaciones con personas relacionadas directamente con sus integrantes, y, por supuesto, los recuerdos personales que aun retenía en su memoria. Este conjunto, así orientado, fue parte de su diaria labor artística durante sus tres últimos años de vida.

Alejándose de lo recibido durante su formación profesional, el Arquitecto Raúl de Ramón, abogó por mantener latente la sensación y el calor de autentico hogar que le producía la casa de campo chilena. Así,  todo lo que concibió en el ámbito de proyecto y ejecución, estuvo impregnado de ese sentimiento. Son de destacar, en ese contexto, su propia casa, ubicada en la comuna de Providencia, Santiago de Chile, y el restaurante El Alero de Los de Ramón, ubicado en la comuna de Las Condes, Santiago de Chile. Ambas construcciones evocan, en su distribución espacial interior, sus fachadas, su ornamentación y en general, en cada uno de sus rincones, aquella arquitectura tradicional que hoy pareciera estar desterrada de la metrópoli, invadida por la tendencia moderna de las formas rectas.

Por otra parte, no se puede dejar de mencionar el enriquecimiento que ha tenido el folclore chile con los nuevos ritmos y expresiones musicales que impuso Raúl de Ramón, denominados por el mismo como: Galopito, Dialogo, Solo y Arreo. Estos, que atribuye su autor como propios de la zona central, principalmente en la temática que desarrollan sus letras, rompen el ya tradicional esquema de las Tonadas, Villancicos, Cuecas, Canciones, Resfalosas, etc., que caracterizan a dicha zona y que también fueran abordados por él extensamente.

En Abril de 1984, y luego de una penosa enfermedad, muere en su hogar de Providencia, acompañado por su esposa y sus hijos. Todo el mundo artistico lamento su irremediable perdida e hizo eco en la inminente perdida de nuestras tradiciones y principalmente de nuestra identidad como país. Sus restos, cremados por su voluntad, fueron esparcido en su tierra que tanto amo, y a la cual le entrego toda su vida, aunque esta no ha sabido reconocer el esfuerzo desplegado por mantener vivo el espíritu campesino de Santa Cruz. Solamente una calle, quizás perdida entre tantas otras, recuerda el gran nombre de Raúl de Ramón, quien lentamente desaparece de nuestras memorias, quedando excluido del honor que realmente merece. Somos todos los que realmente amamos nuestra música los encargados de no dejar que se pierda en el olvido toda una vida dedicada a la música, debemos saber apreciar en su justa dimensión, todo el esfuerzo de Raúl de Ramón por mantener viva la música chilena, y dejar de buscar en lo foráneo lo que nos satisfaga como persona.

Anexos : Carta a Raúl de Ramón - Canción de Despedida (de Willy Bascuñan)

RAÚL DE RAMÓN
Una Siembra de Amor por el Folclore
regresar